Contra la creciente ‘farmacodependencia’, AF

diciembre 17, 2008 at 10:33 am (Académicos e Investigadores, Estudiantes, Los cazafármacos, Noticias de la USE y de interés general, Noticias para Farmacia) (, )

Benzodiazepinas, opioides y estimulantes son algunos de los fármacos de los que más se abusa en la actualidad, un problema cada vez más preocupante y de alcance mundial. Y aunque el abuso con fines lucrativos es difícil de identificar, y requiere medidas multidisciplinares, el farmacéutico tiene un importante papel preventivo de estas conductas a través de la atención farmacéutica.
Los medicamentos son seguros cuando se usan siguiendo la prescripción del médico, pero cuando se abusa de ellos pueden causar graves problemas de salud, de ahí la importancia de hacer una correcta educación en la materia.
Los principales fármacos objeto de abuso son,  analgésicos, opioides, psicotropos y estimulantes. Tal y como comenta Rafael Borrás, director del OMA, “se busca en ellos la sensación de bienestar, de minimizar la fatiga o de tener sensaciones diferentes”.

Según Borrás, coincidiendo con la opinión del departamento técnico del Consejo General de COF, el abuso de estas sustancias con uso lucrativo obedece a la búsqueda de una sustancia segura, de fácil control en su dosificación, carente de riesgos inherentes de tipo físico y social de las drogas no socialmente integradas. “En el medicamento, uno conoce verdaderamente lo que está tomando, qué puede esperar respecto a sus efectos, qué efectos adversos van a ser percibidos como placenteros, etc.”, comenta Borrás.

Papel del profesional
Los profesionales de la salud tienen un papel en la prevención y la detección del abuso de los medicamentos de prescripción, asevera Lasheras. “Pero sin duda es el farmacéutico quien desempeña un papel clave en la prevención del mal uso o abuso de los fármacos de prescripción y de venta libre. El farmacéutico es el profesional sanitario al que le corresponde de forma específica aconsejar e informar acerca de los medicamentos, prevenir potenciales reaciones adversas e interacciones y asegurarse de la utilización adecuada”.

En opinión de Lasheras, con la implantación de la receta electrónica será mas fácil detectar el mal uso de los medicamentos, por defecto, por exceso o por ser incorrecta su utilización.

Según Borrás, en la dispensación activa, realizada en el marco de la atención farmacéutica, el farmacéutico se halla en una posición inmejorable para detectar al posible abusador. Pero la labor de educación para prevenir esta conducta a través de la AF es la mayor de las posibles aportaciones, comentan los expertos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: