La restricción calórica protegería el cerebro del envejecimiento

diciembre 19, 2008 at 12:10 pm (Académicos e Investigadores, Estudiantes, Los cazafármacos, Noticias de la USE y de interés general, Noticias para Farmacia) (, )

No comer de más y llevar una dieta mediterránea son medidas eficaces para prevenir el envejecimiento cerebral, explica a CF José María Peinado, del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Málaga.
N. B. C. 08/12/2008
La teoría de la restricción calórica como herramienta antienvejecimiento ha sido probada con éxito en animales de experimentación, y sería eficaz en los cánceres que se asocian a la obesidad como el de mama, colon, páncreas o próstata.

Peinado, que ofreció una charla sobre envejecimiento cerebral patrocinada por el Instituto Tomás Pascual en las Jornadas Andaluzas de Nutrición Práctica, expuso que cuando se habla de la influencia de la alimentación “se hace referencia normalmente a alteraciones degenerativas vasculares, sobre todo a la arteriosclerosis, que afecta a todos los órganos del cuerpo incluyendo el cerebro”. En este sentido, evitar el exceso de grasa corporal y una dieta rica en ácidos grasos poliinsaturados y antioxidantes sería eficaz para frenar los procesos oxidativos propios de este proceso natural.

‘Superlongevos’
El análisis de poblaciones como la japonesa o comunidades andinas en Italia con esperanzas de vida muy altas corroboraría que ingerir pocas calorías y la práctica habitual de ejercicio favorecerían la longevidad. Aunque advierte de que el los estudios en superlongevos todavía no han aportado datos concluyentes sobre qué prácticas alargan la supervivencia.

Pero la nutrición no sería el único factor ambiental que aceleraría o protegería la degeneración cerebral. Peinado afirma que “el uso indiscriminado de medicamentos” también puede suponer una agresión importante para éste y otros órganos. “Puede modificar características de nuestro material genético, como ocurre con ciertos conservantes alimentarios y tóxicos como componentes de ciertos plásticos (como el bisfenol A), los pesticidas y los metales pesados (a través del pescado)”. Todos estos elementos, alerta, acaban por introducirse en la cadena alimentaria.

En enfermedad de Alzheimer existen evidencias de la acción de ciertos pesticidas sobre los neurotransmisores cuya alteración es característica de esta demencia.

http://www.correofarmaceutico.com/edicion/correo_farmaceutico/medicina/es/desarrollo/1189804.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: