Los antidiabéticos análogos del GLP-1 serían los próximos en unirse al arsenal

febrero 1, 2012 at 7:32 am (Académicos e Investigadores, Estudiantes, Los cazafármacos, Noticias de la USE y de interés general, Noticias para Farmacia) (, )

“Ya se están desarrollando más ensayos clínicos ‘ad hoc’ que apoyan esta nueva indicación de estos antidiabéticos en personas sin diabetes. La eficacia sería superior al orlistat y, por el momento, el perfil de seguridad parece favorable.

Desde hace algunos años, orlistat, comercializado como Xenical (Roche) y Alli (GSK), reina en solitario en el tratamiento farmacológico de la obesidad. Por este motivo, los expertos se muestran esperanzados ante los buenos resultados obtenidos hasta el momento por los análogos del GLP-1 (exenatida y liraglutida), tanto en eficacia como en seguridad.

Y entienden que los medicamentos, comercializados respectivamente por Ely Lilly y Amylin Pharmaceuticals como Byetta, y Novo Nordisk como Victoza, representan la opción más plausible de unirse en el corto plazo al exiguo arsenal, dadas las mayores exigencias en seguridad que se requieren para un fármaco contra la obesidad y las dificultades que están atravesando los medicamentos en desarrollo de acción central.

El último espaldarazo lo representa un metaanálisis sobre 25 ensayos, de los que tres se desarrollaron en no diabéticos, con 6.411 participantes en total, aparecido en British Medical Journal. Los sujetos tenían un IMC de 25 o superior y la pérdida de peso media se situó en los 2,9 kilos y fue mayor en no diabéticos. Las evidencias hasta el momento apuntan a que sería más eficaz que el orlistat. “Los resultados sugieren que la pérdida de peso es muy significativa”, señala el presidente de la Fundación de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad, Xavier Formiguera.

EFECTO A LARGO PLAZO
Además, “los estudios han demostrado que, dos y tres años después, la pérdida de peso se mantendría”, asegura Francisco J. Tinahones, jefe del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Virgen de la Victoria, de Málaga. Con otros fármacos para la obesidad, “como la sibutramina, a los seis y siete meses del tratamiento los pacientes comenzaban a recuperar el peso”.

Además, la administración durante al menos veinte semanas y a dosis clínicas relevantes de exenatida dos veces al día o una vez a la semana (opción en desarrollo clínico) o de liraglutida una vez al día obtuvo otros efectos metabólicos beneficiosos como, además del control glucémico, la reducción de la presión arterial y el colesterol.

Estos efectos sobre factores de riesgo cardiometabólicos los hacen especialmente atractivos tanto en obesidad como en diabetes, señala Formiguera, que recuerda que otros fármacos, como la metformina o los inhibidores de la DPP-4, tienen un efecto neutro sobre el peso corporal, mientras que otros lo elevan.

Los efectos secundarios más frecuentes son las náuseas y los vómitos, que, según Tinahones, afectarían al 15 por ciento de los pacientes, aunque paulatinamente mejora la tolerancia. También cabría despejar más su perfil de seguridad y descartar por completo riesgos que se han asociado, como la pancreatitis o el cáncer, apunta Javier Salvador, director del Departamento de Endocrinología y Nutrición de la Clínica Universidad de Navarra.”

Noticia extraída de Correo farmacéutico. Para más información: http://www.correofarmaceutico.com/2012/01/30/farmacologia/los-analogos-del-glp-1-serian-los-proximos-en-unirse-al-arsenal

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: